Antes de describir el trabajo del o de la logopeda en el equipo de rehabilitación (psicólogo, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional…) que atiende a los usuarios con Parálisis Cerebral (PC) debemos definir que es la logopedia: es la disciplina sanitaria que engloba el estudio, prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la comunicación humana manifestados a través de patologías y alteraciones de la voz, el habla, el lenguaje (oral, escrito y gestual), la audición y las funciones orofaciales no verbales (masticación, deglución, respiración..) tanto en población pediátrica como adulta. Según Tardieu (Chevrie-Muller, 1919) el 75% de los niños con Parálisis Cerebral necesitan reeducación logopédica. La gravedad de los trastornos del lenguaje, la comunicación, el habla o la alimentación es muy variable dentro de la Parálisis Cerebral y depende en gran medida de las características de la lesión producida en el Sistema Nervioso Central (S.N.C.) durante el periodo temprano del desarrollo cerebral.

Las principales alteraciones en el ámbito de la logopedia que presenta un usuario con Parálisis cerebral son las siguientes:

Problemas motores de expresión que afectan al habla y la voz:

Alteraciones de la mímica facial.
Alteraciones de la zona oral/perioral y de los reflejos orales.
Alteraciones del tono muscular y de la actividad postural general que dificultan la emisión vocal.
Alteraciones de la respiración.
Alteraciones de la emisión vocal.
Alteraciones de la fluencia del lenguaje y en la prosodia (entonación).
Problemas de resonancia: hipernasalidad constante o intermitente.
Alteraciones de la articulación de los órganos bucofonatorios (labios, mejillas, lengua…).
Alteraciones auditivas.

Dificultades en la comunicación y el adquisición/desarrollo lingüístico: estas dificultades son muy variables y cambian según la gravedad de las alteraciones motoras y/o cognitivas que presente cada usuario. El desarrollo comunicativo/lingüístico depende en gran medida de la presencia/ausencia intencionalidad comunicativa del usuario, del nivel de comprensión lingüística y del desarrollo de las funciones comunicativas (realizar demandas, turnos de conversación, compartir información…).

Dificultades en la alimentación: producen la alteración del tono y la motricidad de la zona oral. Estas dificultades varían según el nivel de afectación y las características de la lesión. Afectan principalmente a las funciones orofaciales de succión, deglución, masticación y respiración. Estas alteraciones están muy relacionadas con las dificultades en el desarrollo del habla, ya que implican la misma musculatura. Estas dificultades pueden desembocar en problemas nutricionales, de hidratación, infecciones respiratorias por aspiración…

Exceso de salivación o sialorrea: se presenta aproximadamente el el 10% de los pacientes con Parálisis Cerebral.

Otras dificultades asociadas: bruxismo, reflujo gastroesofágico…

La intervención logopédica gira en torno a dos pilares básicos:
Tratamiento de la zona oral, funciones orofaciales y alimentación: el tratamiento en esta área de trabajo va encaminado a mejorar la movilidad, sensibilidad y funcionalidad de las mejillas boca, labios, lengua y mandíbula a través de ejercicios aislados (evitar deformidades, sialorrea…) y de otros ligados a funciones orofaciales (habla, masticación, succión deglución y respiración) que implican coordinación. La reeducación miofuncional bucofacial se lleva a cabo mediante estrategias básicas de intervención: masajes (pellizcado superficial, vibraciones, presoterapia…), movimientos (activos/pasivos), pautas posturales, relajación global o localizada y reeducación neuromuscular de las funciones de la zona oral.

Por último, en el trabajo de la alimentación, se enseña al niño a succionar (bebés), deglutir, masticar y beber inhibiendo patrones alterados y estableciendo los funcionales. En este punto, también es muy importante el asesoramiento que realiza el profesional de la logopedia a la familia sobre técnicas básicas, introducción de herramientas (cuchara, vaso…) y procedimientos (progresión de los alimentos, preparación de la zona oral antes de las comidas, postura segura, control mandibular…) de alimentación adaptados al usuario para favorecer una ingesta correcta y segura.

Intervención en comunicación, lenguaje y habla: la actuación logopédica en esta área va a depender en gran medida de las características usuario. Primero se deberá desarrollar la intencionalidad comunicativa y avanzar en la comprensión del lenguaje (semántica), posteriormente se le instruirá en un medio de expresión (oral, gestual, gráfico o compuesto).

En los casos en el que el lenguaje oral sea posible se deberán trabajar aspectos como la relajación, la articulación, la respiración, la fonación, coordinación fono-respiratoria, la voz y la prosodia; para hacer más inteligible y funcional el habla. En algunos casos se conseguirá un lenguaje oral funciona e inteligible; en otros el habla irá acompañado de un sistema aumentativo para apoyar un lenguaje oral poco inteligible; y en otros, el sistema alternativo de comunicación será su forma principal de expresión. Los sistemas alternativos y aumentativos de comunicación podrán ser de dos tipos: sin ayuda o con ayuda. Los sistemas sin ayuda no requieren de ayudas técnicas y se basan principalmente en gestos y signos manuales. Por otro lado, los sistemas de comunicación con ayuda requieren soportes/ ayudas técnicas (ordenadores, pulsadores, tablets, software de comunicación…) y de objetos/imágenes/pictogramas/signos tangibles.
Como conclusión final, la rehabilitación logopédica de la persona con Parálisis Cerebral (PC) debido a la heterogeneidad de los casos que se presentan requiere la aplicación de una gran diversidad de técnicas y de la habilidad del rehabilitador para escoger en cada momento la más adecuada. Además, es de suma importancia el trabajo en equipo y la coordinación activa con el resto de profesionales que intervienen en la terapia, con el fín proporcionar una mejor calidad de vida al usuario, su familia y su entorno.

José Ignacio Hidalgo Hurtado – Logopeda de Aspace Jaén