Lleva 23 años en Aspace Jaén y es una de las caras más amables de nuestra asociación. ¿Quién no se ha acercado a ella para que le solucione algún problema?.

Hoy hemos querido que conozcáis a María del Mar Anguita, nuestra incansable trabajadora social que nos abre la puerta de su despacho para que todos las podáis conocer.

Aspace Jaén: ¿Que te motivó a dedicarte al trabajo social?

María del Mar: Cuando me tocó elegir carrera para seguir estudiando tenía muy claro que quería enfocar mi vida profesional a la ayuda a los demás de algún modo. El trabajo social me ofrecía un perfil profesional que podía abarcar muchos sectores que me interesaban: mujer, infancia, discapacidad…

¿Cuando y como llegaste a Aspace Jaén?

La suerte quiso que, eligiendo centros para hacer las prácticas el último año de carrera, el centro que yo solicité no me fuera concedido y pasé a una lista en la que por orden tenías que ir eligiendo los centros que quedaban disponibles. Cuando salió mi nombre elegí ASPACE GRANADA sin saber siquiera qué colectivo era ni a qué se dedicaban. En aquel momento esa elección me pareció fruto de la mala suerte. Haciendo las prácticas en ASPACE GRANADA familias de Jaén que se desplazaban hasta allí me propusieron que les echara una mano para montar una asociación similar en Jaén, y hasta hoy 23 años después. Ahora sé el golpe de suerte que fue en realidad esa elección.

¿Qué conocías sobre la parálisis cerebral?

Tenía como referencia las prácticas en Aspace Granada. Alcázar, su trabajadora social, me orientó en todo lo necesario para arrancar y ya quedé prendada del colectivo.

Realmente ¿Cual es el trabajo que desarrolla una trabajadora social en un centro como Aspace Jaén?

Simplificando podemos decir que por un lado está la atención a las familias y por otro lo relativo a la programación de actividades y proyectos con el fin de buscar recursos, la coordinación con el resto de servicios del centro y los distintos equipos profesionales, una parte burocrática necesaria para la gestión continua de la entidad, etc.

Me imagino que tendrás cientos de historias dentro de Aspace Jaén, pero ¿Con cual historia te has sentido realizada?

Es muy difícil elegir un solo momento a lo largo de 23 años. Me quedo con la lección de vida tan increíble que me dan cada día las madres que vienen a nuestro centro. Desde que soy madre empecé a entender cuanta lucha y cuanta fuerza encierran estas mujeres dentro de sí mismas para poder con todo. Las admiro profundamente.

¿Alguna vez te has ido a casa con la impotencia de no poder ofrecer solución hacia algún problema surgido a alguna familia en Aspace Jaén?

Hay algo que intento aplicar en mi trabajo, es parte de algo que leí una vez  escrito por un teólogo  y se llama plegaria de la serenidad y dice una parte: “ …serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar, fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar y sabiduría para entender la diferencia.”

Vivimos en una época donde empresas, bancos e instituciones han recortado dinero para obras sociales. Según tu experiencia en el campo del trabajo social, ¿cuál es el principal problema que se encuentran las familias cuando llegan a Aspace Jaén?

El hecho de que iniciativas privadas formadas por las propias familias tengamos que desarrollar los recursos necesarios para los colectivos ya dice mucho del sistema en sí. Es un gran inconveniente que terapias, y muchas veces adaptaciones y recursos especializados, tengan que correr a cuenta de las familias económicamente. Eso significa que no puede haber una equidad en lo que desarrollamos.

¿Cuáles son los casos y problemas más habituales con los que trabajas?

No los definiría como problemas, sino como situaciones vitales, circunstancias sociales y familiares que son tan distintas y tan particulares que no podemos establecer categorías. Todas tienen en común el contar en el seno de la familia con una persona con un diagnóstico de Parálisis Cerebral o afectación similar y eso genera en cada familia un nuevo modo de relacionarse con la vida a todos los niveles. Cada caso es único y cada familia tiene sus propias fortalezas y sus propias debilidades. Nuestro trabajo es acompañarlos en su proceso.

Nuestra compañera María del Mar es muy participativa en todas las actividades que desarrolla nuestra asociación
¿Como es tu relación con el resto de profesionales de las diferentes disciplinas con las que trabaja en Aspace Jaén?

Respetuosa y enriquecedora. Todos juntos somos un árbol con distintas ramas pero todas interconectadas. Si no es así nuestro trabajo pierde su sentido. Además en Aspace Jaén hay un equipo humano formidable.

Y por último, ¿Que es lo que más te gusta de tu desempeño como trabajadora social en Aspace Jaén?

Lo principal es que creo en lo que hago y eso me motiva cada día a gestionar alegrías y a veces frustraciones. Y estoy en un entorno de trabajo donde a todos nos mueve lo mismo y donde el aprendizaje nunca acaba.