Pedro Manuel López: «La gente se sorprende de que salga de noche de fiesta en silla de ruedas»

Así es Pedro Manuel López Cobo, usuario de ASPACE Jaén. Tiene 20 años, es natural de Pegalajar, un pueblo situado en Sierra Mágina y tiene parálisis cerebral. Hace doce años entró por primera vez en contacto con ASPACE Jaén, su “segunda casa” como ha denominado y donde en vez de profesionales, se ha encontrado con ya su familia de fisioterapeutas, logopedas, ect…

Pedro Manuel es una persona muy simpática, sociable, amigo de sus amigos, muy bromista, trabajador y sobre todo muy concienzudo. Tener parálisis cerebral no le ha impedido sacarse el Ciclo Formativo de Grado Medio en Actividades Comerciales.

Hace unos meses participó en una charla sobre parálisis cerebral en un instituto y quiso hacer hincapié acerca de la discapacidad. Según Pedro Manuel, la sociedad no sabe realmente lo que es la discapacidad. Para nuestro chico: “La discapacidad es una como un sexto sentido interiorizado que tienen las personas con esa capacidad, porque a mí me gusta decirle dis-Capacidad porque es una capacidad que tienen ciertas personas”.

Él vive en un pueblo de casi 3.000 habitantes y donde habitualmente tiene muchos obstáculos para ir en silla de ruedas. Pedro nos comenta que “me encuentro con obstáculos porque al ser un pueblo, no está lo suficiente “acostumbrado” vamos a llamarle así a ver a persona con capacidades diferentes que haga una vida normal similar a ellos por ejemplo a tomar café y a un restaurante o como hago yo a salir por la noche. Obstáculos como por ejemplo cuestas muy pendientes, suelos adoquinados pocos locales con rampa para poder entrar con la ayuda mínima”.

Tal como nos ha comentado Pedro, suele salir por la noche como cualquier chico de su edad. Tener parálisis cerebral e ir en silla de ruedas, no le ha impedido “hacer botellón” junto con sus amigos. Lo que si ha sentido en alguna ocasión es un rechazo por parte de algunas personas cuando está de fiesta de madrugada. Pedro reconoce que son personas mayores de cincuenta años los que le reprocha que esté en la calle a altas horas de la madrugada, cuando según ellos debería estar en casa. Pero él hace caso omiso a éstos comentarios y sigue disfrutando de la vida como cualquier joven de su pueblo.

Para finalizar este artículo, queremos resaltar que Pero Manuel es un gran aficionado a los deportes sobre todo el fútbol. Es seguidor del Real Madrid, tanto que viajó hasta la Ciudad Deportiva del club blanco en Valdebebas. “Esa experiencia es por ahora la mejor que he tenido porque poder tener a tus ídolos tan cerca, poder ver sus campos de entrenamiento y saber que un club como el Real Madrid C.F. permite que un día a la semana, las personas con discapacidad puedan conocer sus instalaciones, es lo máximo”.