Tiene 19 años y es natural de Alcaudete, un municipio de la Sierra Sur de Jaén. Rafa López es un usuario de Aspace Jaén donde hace siete años empezó a utilizar los servicios de psicología y apoyo escolar.

Sobre éstos últimos siete años este joven alcaudetense valoraba así su paso por nuestro centro: “Gracias a Aspace Jaén he mejorado en mi día a día. He dejado de ir solo por la calle y todo gracias a los profesionales y también de mi lucha diaria por superarme”.

Este joven natural de Alcaudete reconoce que gracias a Aspace Jaén su vida le ha cambiado.

En Aspace Jaén, es nuestra psicóloga Elena García es la persona que le atiende todas las semanas a Rafa donde viene a aprender, a relacionarse y a hablar. Y es que Rafa le cuesta un poquito relacionarse con los demás, pero cuando coge confianza es un todoterreno. En cursos anteriores ha contado con la ayuda de nuestra maestra de educación especial, Carmen Haro donde recibía clases de apoyo.

Rafa tiene claro que de mayor quiere seguir los pasos de su padre que es pintor, pero mientras tanto tiene otra vocación que es la de ayudar a los profesionales del Centro de Día de Aspace Jaén como voluntario. “Me encanta echar una mano en el Centro de Día ya que me siento realizado como persona. Lo mejor de todo es el cariño que recibo por parte de todos los profesionales del Centro de Día que están pendientes de mí y con los cuáles aprendo también muchísimo”, nos comenta Rafa.

En septiembre participó junto con varias personas más en el primer encuentro de autogestores que organizó la Federación Aspace Andalucía en la localidad malagueña de Mollina. Para Rafa López fue todo un descubrimiento poder relacionarse con otros chicos de su edad y así nos lo comentaba: “Fue una experiencia increíble ya que me relacioné con mucha gente sobre todo con los chicos de Aspace Córdoba donde pude participar en su programa de radio”.

Entre los hobbies de Rafa se encuentra la informática y el gimnasio, y como es un chico muy activo va a un taller de cerámica y recientemente se ha apuntado a la autoescuela para sacarse el carnet de coche.

Como cualquier chico de su edad los viernes por la tarde los utiliza para su tiempo de ocio, donde va al cine y a cenar con sus amigos.