0

es un método terapéutico donde se emplean conocimientos de rehabilitación y biomecánica en conjunto con diversas técnicas de tratamiento, ayudándonos de las propiedades y beneficios que nos ofrece el medio acuático. Las sesiones de hidroterapia se realizan en función de las necesidades de cada usuario, posterior a su evaluación, ya que como todo proceso de rehabilitación no es una técnica generalizada, sino que debe adaptarse a la persona, la patología y la sintomatología.

Se considera un complemento del proceso de rehabilitación, por lo que además, fuera del medio acuático también pueden emplearse más técnicas que permitan alcanzar una mejor eficacia del tratamiento.

:. BENEFICIOS

→ Trabajar la capacidad respiratoria en el medio acuático y mejorar la expulsión de secreciones gracias a la alta humedad del ambiente.

→ Trabajar la flotabilidad y los ejes corporales en el medio.

→ Autonomía y desplazamiento en el agua, así como natación terapéutica.

→ Mejorar la movilidad articular, así como la bipedestación y marcha gracias a las propiedades antigravitatorias del agua.

→ Lograr la relajación músculo-tendinosa gracias a la temperatura alta del agua, la antigravedad y las corrientes generadas en el medio.

La hidroterapia es un complemento al tratamiento de fisioterapia que utiliza los beneficios del agua para mejorar la movilidad voluntaria y el control postural, relajar el tono muscular y mejorar el equilibrio. Así mismo, también se consigue una mejora de la función respiratoria, el desarrollo de la coordinación visomotora, al igual que ayuda a incrementar la fuerza y resistencia orgánica del niño.

Consideramos el agua un medio facilitador del movimiento y regulador del tono muscular, por ello esta actividad se considera como parte importante en el tratamiento del niño paralítico cerebral y otros trastornos motores. Este tratamiento se considera complementario del tratamiento fisioterápico.