«Mi experiencia en formación de texturizados», por Yolanda Fuentes

Un alto porcentaje de las personas usuarias de servicios de las entidades de ASPACE sufre problemas para masticar, tragar e ingerir alimentos con su consistencia habitual (Disfagia), por eso, profesionales de nuestra entidad se desplazaron hasta San Fernando el año pasado para formarse sobre la texturización de los alimentos, entre esos profesionales estaba Yolanda Fuentes, cuidadora de Aspace Jaén y responsable de cocina.  Hoy nos va hablar precisamente de este interesante tema, del que estamos seguros que será de vuestro interés.

A finales del año pasado, me propusieron ir a esta formación para personas con disfagia, al centro de Upace, en San Fernando, sin más, confirmé mi asistencia, ya que es un tema que me ha interesado mucho siempre.

A este tipo de formaciones, se debe de ir acompañad@ de un/a logoped@, cociner@/ ayudante de cocina. Debido a que en nuestro centro recibimos catering, solo fui acompañada de un magnífico logopeda, José Ignacio.

Como en varias formaciones fuera de Aspace Jaén, que ya he tenido, volver a visitar otro centro Aspace, para mí es un gran placer, ya  que conoces a personas maravillosas, vives un poco la experiencia, en cierto modo, de cómo trabajan en los diferentes centros, ves como disfrutan los usuarios, pero sobre todo aprendes, aprendes muchísimo de todo lo que vas viendo, escuchando, porque si en realidad te gusta el trabajo, y el colectivo con el que trabajas, eres una esponja absorbiendo, ideas, tareas, rutinas…

Cuando te formas para atender a este tipo de colectivo como es el de Aspace, (parálisis cerebral) aprendes diferentes dificultades y/o problemas que pueden tener en diferentes aspectos. Estudié que uno de ellos, podía ser la disfagia. Cuando la desconoces no llegas a saber la importancia de esta, que no es ninguna enfermedad, si no una dificultad en la deglución por alteraciones estructurales o funcionales, que también puede ir asociada a otros síntomas. Algo muy importante a tener en cuenta de la disfagia es que impiden una alimentación eficaz, por lo tanto, la persona que este afectada no consigue los aportes nutritivos ni de hidratación necesarios para mantener un buen estado de salud. Por otra parte, existe en la mayoría de los casos un riesgo, pues la aspiración de un alimento a través de las vías respiratorias ocasiona infecciones como, neumonías y atragantamientos, que pueden poner en peligro la vida de la persona afectada.

Al tener este miedo, porque notan cierto temor a atragantarse, se niegan a comer o beber, por lo tanto, empiezan a bajar de peso y tener más problemas.

Gracias a los texturizados, estas personas han vuelto a tener ganas de comer, saborear y disfrutar de un buen plato casero.

El proceso de texturizar trata de cambiar la consistencia, y la presentación de los alimentos que se dan en los menús, con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas usuarias.

Después de explicar un poco para lo que sirve esta formación, os digo que cuando te enseñan vídeos de una deglución normal a una alterada por la disfagia, es asombroso, vídeos de personas con esta dificultad, que ahora son super felices, tienen gana de ir al comedor, compartir mesas con su compañeros y amigos, comer el mismo plato que el de al lado, porque ahora si se puede, es super satisfactorio ver esto.

Después de formarnos teóricamente, nos metieron en las cocinas, y nos enseñaron a texturizar, hicimos ensalada, bizcocho, tortilla de patatas, pollo, y nos explicaron como hacer estofados, lentejas…

Probamos estos texturizados una vez hechos, y os aseguro que es el mismo sabor, cierras los ojos y estas comiendo lo mismo, pero con otra consistencia, que es lo que, a mí, personalmente se me hizo más extraño cuando probé estos alimentos, pero mi compañero José Ignacio, nuestro logopeda en Aspace Jaén, me dijo como se lo comerían los chicos con disfagia, y así, si que es verdad que se nota de diferente manera esa consistencia.

Estos platos texturizados son super atractivos a la vista cuando le hacen un buen emplatado, con diferentes instrumentales para ello.

No solo se texturiza cualquier comida, también se texturiza cualquier tipo de bebida.

Esta navidad hicimos en Aspace Jaén un roscón de reyes texturizado, ¡SÍ, MI PRIMER TEXTURIZADO! Con ayuda de mi compañero José Ignacio, fue una experiencia super bonita, y satisfactoria, cuando usuarios de nuestro centro lo probaron, creo que no he disfrutado más en mi vida.

Os contaría mil cosas más sobre esta formación que para mi fue maravillosa, pero aquí tenéis un resumen de cómo me fue en este viaje a Upace San Fernando, y de lo muchísimo que aprendí con ello

Pronto volveré a texturizar, volveremos a ver disfrutar a nuestros usuarios con esta dificultad, comiendo lo mismo que los demás compañeros y hacerlos más felices con alimentos totalmente seguros para ellos.

Sin más, doy gracias a Aspace Jaén por darme la oportunidad de formarme tanto, y sobre todo por enseñarme a hacer este tipo de alimentación que, para mí, es super importante para todo el mundo.

Deja una respuesta