Muchos son los usuarios que a lo largo de estos últimos veinte años han pasado por Aspace Jaén y muchos son los padres los que han luchado día a día por dar a sus hijos una mayor calidad de vida. Uno de los casi primeros padres que llevó a su hijo a Aspace Jaén fue Juan Ángel García que posteriormente estuvo durante algunos años en nuestra directiva.

“Llevamos 18 años en Aspace Jaén cuando nuestro hijo que tenía meses empezó a recibir tratamientos. Cuando entramos Aspace Jaén ya estaba creada y fue a través de una fisioterapeuta que venía a casa la que nos recomendó venir a esta asociación para valorar a mi hijo. Ella nos llevó a la antigua sede que estaba en la avenida de Andalucía y la persona que valoró a mi hijo fue Mari Carmen Miras. En aquel momento había dos fisioterapeutas, dos psicólogos y un logopeda”, comentaba Juan Ángel García.

Los inicios de nuestra asociación comenzaron en un piso situado en la avenida de Andalucía hasta que se proyectó el actual centro en Las Lagunillas: “Cuando entramos en la asociación no estaba aún proyectado la construcción del centro actual. Fue a los dos o tres años cuando Aspace Jaén empezó a mover la cesión de los terrenos por parte de la Diputación. Nos dieron cinco años para construirlo y lo más complicado estaba en conseguir los fondos económicos. Gracias a las distintas administraciones públicas y privadas que apoyaron económicamente el proyecto se pudo levantar el centro” nos comentaba García. Una de las principales novedades de ese centro era la construcción de una piscina que muy pocas entidades tenían: “El diseño de la piscina fue obra del arquitecto de Diputación, José Antonio Castellano. Él tuvo la idea de hacerla redonda para facilitar el uso a todos los usuarios y poder trabajar mejor”.

Nuestra fisioterapeuta, María Relaño con el hijo de Juan Ángel García

La información sobre la parálisis cerebral hace casi veinte años, sin las nuevas tecnologías como hay ahora, era más difícil de conocer, también para las familias era aún más complicado pues desde Jaén te enviaban a otras provincias: “Hace 18 años todo lo relacionado con la parálisis te enviaban fuera, a Granada, a Córdoba, en Jaén no había referencias. Aquí había pocos padres que posteriormente fueron los que crearon Aspace Jaén”.

Juan Ángel reconoce que antes de nacer su hijo apenas sabía nada acerca de la parálisis cerebral y a partir de su nacimiento es cuando empezó a conocerla: “Sobre el tema de la parálisis cerebral empiezas a saber de ella cuando te afecta a ti y tienes una persona afectada. Si no tienes un familiar que tenga relación con la parálisis apenas la conoces. Cuando te toca de lleno es cuando vas conociendo más sobre la parálisis. Aunque los familiares te ayudan cuando tienes un caso, cada uno tiene su casa y somos los padres los que tenemos que sacarlo adelante. La parálisis cerebral es un problema más personal”.

Y por último, una de las intenciones de Juan Ángel García es que su hijo entre como usuario en la Unidad de Estancia Diurna (UED) de nuestra asociación, un servicio que valora muy positivamente: “De lo que conozco de la UED es de lo mejorcito que hay en Jaén sobre la parálisis cerebral, tanto en las instalaciones, formación del personal y sobre todo dedicada en exclusiva a la parálisis cerebral, sin duda todo un acierto. Por otra parte podemos estar contentos en líneas generales con Aspace Jaén, ya que de momento tenemos en funcionamiento la UED y los tratamientos, que no es poco y más en un centro con 1.800 metros cuadrados, con piscina y con unas instalaciones en muy buenas condiciones para los niños. Creo que en comparación con otros centros, contamos con unas instalaciones y servicios muy buenos que ayudan a mejorar la calidad de vida de todos los usuarios”, finalizó.