El Centro de Día en tiempos de Coronavirus, por Carmen Medina

Por desgracia no podemos decir «así nos ha cambiado», ya que seguimos estando inmersos en la pandemia, pero lo que si está claro que hasta que no tengamos una vacuna, por razones estrictamente de salud tendremos que seguir cuidándonos y protegiendo a los demás.

Lo que si ha cambiado y de momento viene para quedarse es la forma de trabajar en el Centro de Día de Aspace Jaén. Siguiendo los protocolos sanitarios que impone la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, nuestro Centro de Día se ha tenido que adaptar a esta nueva «normalidad» y con el afán de seguir ofreciendo servicios de forma presencial, ha tenido que dividirse en grupos para proteger a todos los usuarios.

Carmen Medina, cuidadora del Centro de Día nos relata como es su día a día y como el Covid-19 ha cambiado en su forma de trabajar.

Mari Carmen Medina junto con Juan Antonio, usuario del Centro de Día

La actividad en el Centro de Día de Aspace Jaén se ha visto obligada a realizar cambios a raíz de la pandemia del Covid-19.

La actuación a nuestros usuarios sigue teniendo la misma calidad en el servicio aunque con algunas modificaciones en lo que a infraestructuras se refiere.

Ahora los profesionales y usuarios del Centro de Día, por prevención ante algún contagio, nos vemos en la tesitura por las circunstancias que nos acompañan, de estar repartidos en dos aulas cuando antes trabajábamos solo en una. Ya no se utiliza el comedor como tal a la hora del almuerzo, puesto que nuestros chic@s tienen que comer en la misma aula que tienen asignada desde que llegan de su domicilio.

Procuramos que los chic@s sigan teniendo sus rutinas y hacerlas de manera natural y lo más llevadera posible.

Todo esto conlleva la disgregación de los cuidadores que nos hemos tenido que repartir por grupos en cada una de estas aulas.

Otras medidas de prevención que se han adoptado son la toma de temperatura de los usuarios al salir de sus domicilios antes de entrar en el transporte, la desinfección de las ruedas de sus sillas al entrar en el Centro, como al entrar en el transporte. La temperatura se les vuelve a tomar de nuevo antes de entrar al Centro.

Se ha visto modificada también la indumentaria de los profesionales, ya que ahora vamos provistos de Epis homologadas, como batas, mascarillas, gafas o pantallas y guantes.

Es una situación extraña, pero procuramos que los chic@s sigan teniendo sus rutinas y hacerlas de manera natural y lo más llevadera posible. Por ahora también hemos tenido que dejar las salidas que se hacían una vez al mes y con las que tanto disfrutaban nuestros chic@s, al igual que este año se suspendieron las colonias.

Esperando y deseando volver a la normalidad

Deja una respuesta